Qué es como se realiza el tratamiento con hormona tiroidea (levotiroxina)?
________________________________________________________________
* Las publicidades de Google Adsense son presentadas de manera aleatoria y decididas por el robot de Google. No propiciamos los tratamientos alternativos en algunos casos sugeridos. Ante cualquier duda sobre estas publicidades no deje de plantear su inquietud.

Ud. está recibiendo un tratamiento con hormona tiroidea, ya que el funcionamiento de su glándula tiroides está por debajo de los niveles esperados (hipotiroidismo) y su médico espera que el nivel de hormona tiroidea de su organismo aumente hasta llegar a los valores normales. Muchos pacientes reciben también un tratamiento con hormona tiroidea para controlar el crecimiento de su glándula tiroides que puede engrosarse (bocio) o contener nódulos (abultamientos).
Esto también fue escrito para aquellos pacientes que están recibiendo hormona tiroidea porque tienen cáncer de tiroides. Si este es su caso, su médico le está indicando un tratamiento con hormona tiroidea para reducir el riesgo de que el tumor sea recurrente, así como también para tratar los bajos niveles de actividad de su tiroides resultantes de la cirugía.
Cualquiera sea, entre éstas, la situación terapéutica en la que Ud. se encuentre, Ud. debe consultar a su médico para asegurarse de saber por qué se lo está tratando y cuánto durará el tratamiento. Esperamos que este folleto le sea útil para obtener información general sobre el tratamiento con hormona tiroidea. Como su médico, queremos hacerle saber por qué lo están tratando , la importancia de tomar su medicación con regularidad y de manera confiable, y qué se espera que esta medicación haga por Ud.


Cómo define su médico la dosis apropiada de hormona tiroidea?

Años atrás, no había pruebas de laboratorio realmente precisas que el médico pudiera usar para definir la dosis apropiada de hormona tiroidea. Los médicos confiaban en que sus pacientes les dijeran si se sentían bien o "normales". Podían guiarse por una mejora en el pulso, el cabello, la piel y los reflejos, o si el bocio o los nódulos de tiroides habían desaparecido. Desafortunadamente, estas guías terapéuticas no siempre eran lo suficientemente precisas para asegurar una dosis apropiada de hormona tiroidea.
Hoy, la incertidumbre con respecto al tratamiento de tiroides ha sido eliminada en su mayor parte debido al desarrollo de pruebas de laboratorio precisas y sensibles que miden los niveles hormonales en sangre.

Cómo evalúa su médico el tratamiento que Ud. recibe?
Cuando Ud. visita al médico para controlar su tratamiento con hormona tiroidea, espera que le pregunten si ha cambiado la forma en que Ud. se siente. El médico examinará su tiroides y evaluará la efectividad de su tratamiento. También puede recomendar un análisis de sangre para medir las concentraciones de hormona tiroidea así como el nivel de TSH (hormona estimuladora de la tiroides).
La hormona estimuladora de la tiroides o TSH es una hormona que produce la glándula pituitaria que controla la función tiroidea. La forma en que la glándula pituitaria regula la tiroides puede parangonarse a lo que hace el termostato del living para regular la calefacción.
Si su glándula pituitaria detecta una falta de hormona tiroides en la sangre, libera TSH; éste estimula a la tiroides, a su vez, para aumentar la producción y liberación de hormona tiroidea en la sangre. Cuando hay suficiente hormona tiroidea en el torrente sanguíneo, la pituitaria disminuye la producción de TSH. Si hay demasiada, como sucede en el caso de pacientes con hipertiroidismo, o que toman demasiada medicación con hormona tiroidea, la pituitaria detiene totalmente la producción de TSH y ésta desaparece del torrente sanguíneo.
La hormona tiroidea generalmente se prescribe como tiroxina sintética pura (T4). El uso de tiroides animal disecada (secada y convertida en polvo) , que fuera el tratamiento más común para la tiroides, se prescribe raramente hoy en día porque también contiene triiodotironina (T3) , una hormona tiroidea de acción rápida que produce niveles más variables en sangre que las preparaciones con tiroxina pura. Su fuerza activa puede también variar según el lote porque proviene de glándulas tiroideas animales que pueden tener diferente contenido hormonal. La mayoría de los endocrinólogos han cambiado este tratamiento por el uso de tiroxina sintética, que es pura y tiene un nivel de potencia constante. No hay evidencia de que la tiroides disecada, un preparado "biológico" , tenga alguna ventaja sobre la tiroxina sintética. Se administran dosis de tiroxina que se incrementan en forma gradual hasta que los niveles en sangre de T4 y TSH alcancen rangos normales. En el caso de pacientes ancianos o con una patología cardíaca, es extremadamente importante comenzar con una dosis muy baja de hormona tiroidea hasta que el organismo se acostumbre a niveles hormonales más normales. Como la potencia de la tiroxina genérica ha variado considerablemente, el médico puede especificar una marca de tiroxina para tratar el hipotiroidismo.
Si su médico lo está tratando por hipotiroidismo, es probable que le administre hormona tiroidea en dosis que se irán incrementando gradualmente hasta que Ud. se sienta bien y los niveles de hormona tiroidea y TSH estén en un rango normal. La mayoría de los médicos indican un examen de seguimiento una vez al año, durante el cual se aseguran de que estos niveles sigan siendo normales. En algunos pacientes, la disfunción tiroidea es una enfermedad progresiva y la dosis necesita incrementarse poco a poco a medida que descienden los niveles en sangre.
Ciertos pacientes, especialmente aquellos con cáncer de tiroides, recibirán la cantidad de hormona necesaria para eliminar virtualmente la TSH en sangre. La hormona TSH puede estimular el crecimiento y propagación del cáncer de tiroides. También en este caso serán necesarios análisis periódicos de sangre para asegurar la eficacia de este tratamiento.

Hay problemas si se recibe demasiada o muy escasa dosis de hormona?

Si Ud. se está tratando por hipotiroidismo y no recibe suficiente hormona tiroidea, pueden persistir algunos de los síntomas de la enfermedad, tales como pesadez, embotamiento, sensación de frío, o calambres musculares. Además, pueden elevarse los niveles de colesterol que aumentan el riesgo de endurecimiento en las arterias (arterosclerosis). Si recibe demasiada hormona tiroidea, puede tener síntomas como los del hipertiroidismo tales como nerviosidad, palpitaciones, insomnio y temblores. También es posible que un leve exceso de hormona tiroidea durante muchos años puede aumentar el riesgo de arritmia cardíaca severa o ataque cardíaco si Ud. presenta una enfermedad cardíaca subyacente. También puede provocar una pérdida excesiva de calcio en los huesos y aumentar así el riesgo de fracturas en el futuro.

Lo que Ud. puede hacer
1. Visitar al médico con regularidad y comprender el propósito de su tratamiento.
2. Tomar la medicación diariamente en ayunas. Lo recordará mejor si la toma todos los días a la misma hora. Si tiene problemas para recordar la medicación, trate de colocar los comprimidos cerca del cepillo de dientes y tómelos luego de cepillarse los dientes a la mañana. Si recuerda haber olvidado un comprimido, puede tomar dos juntos al día siguiente sin problemas. Es conveniente esperar entre 15 a 30 minutos para la ingestión de alimentos luego de la toma de T4.
3. Si un médico comienza a efectuarle un tratamiento por una enfermedad no relacionada con la tiroides, consulte si esto influirá en la dosis de tiroxina. También infórmele al médico , si Ud. es mujer, si está embarazada, ya que la dosis de hormona tiroidea puede necesitar cambios.
4. Asegúrese de informarle al médico sobre cualquier otro suplemento que tome, ya que puede interferir en la absorción de la hormona tiroidea. Las tabletas de hierro y calcio, por ejemplo, han demostrado interferir cuando se las toma al mismo tiempo que las pastillas para la tiroides.
5. Consulte a su médico por cualquier duda sobre nuevos síntomas o si ha pasado más de un año desde su último chequeo. Si cambia de médico, asegúrese de que el nuevo profesional conozca los detalles de su problema de tiroides. .

Resumen
La mayoría de los médicos están de acuerdo en que el mejor tratamiento para el hipotiroidismo es una preparación pura de T4. La dosis de T4 correcta puede determinarse por medio de análisis periódicos del nivel en sangre de TSH. Ud. no debe ajustar su dosis o tomar medicación de una marca diferente o tratar de cambiar por otras formas de tratamiento para su tiroides sin consultar a su médico. Recuerde que para la mayoría de la gente el tratamiento de la tiroides es para toda la vida. Mientras Ud. tome hormona tiroidea su médico le solicitará un control del nivel de TSH a través de análisis de sangre, o al menos una vez al año confirmará que su dosis es la correcta.

* Las publicidades de Google Adsense son presentadas de manera aleatoria y decididas por el robot de Google. No propiciamos los tratamientos alternativos en algunos casos sugeridos. Ante cualquier duda sobre estas publicidades no deje de plantear su inquietud.